El poder del agua termal - Terma & Louise

Los beneficios del agua termal

El agua es el elemento esencial para todas las formas de vida que se conocen. Dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno que están en el origen de nuestro planeta y de nuestra especie. En la Tierra, casi el 97% del agua se encuentra en los océanos. En los polos y glaciares, el 1,4% y en los lagos, la atmósfera, embalases, ríos y seres vivos el 0,04%. El 1,6% restante en glaciares terrestres, la capa helada de la tierra y en depósitos subterráneos.Precisamente en estos depósitos bajo tierra se encuentra una de las aguas más preciadas por los hombres desde tiempos inmemoriales: el agua termal.

Como es natural, no existe constatación de cuando se descubrieron los primeros manantiales de aguas termales que, recogiendo toda la riqueza mineral del subsuelo, emergían a la superficie y proporcionaban salud y bienestar a quienes se sumergían en ellas o las probaban. Desde entonces, salud y termalismo fueron de la mano durante siglos. Los griegos destacaron sus propiedades, como bien se encargó de reflejar para la posteridad Homero en su Odisea, en la que Ulises describía los beneficios de los baños.

Pero fueron los romanos los que institucionalizaron su uso de tal forma que las “termas romanas” se convirtieron en un elemento esencial y vertebrador de su sociedad. Construyeron edificios monumentales para fomentar su uso y establecieron circuitos de baños de agua a diferentes temperaturas y con distintas propiedades.

Lo mismo ocurrió con los baños árabes. El desarrollo que en la cultura islámica tuvo la Medicina no se puede entender sin el termalismo,  fundamental en la búsqueda de la salud y el bienestar.

Aunque en la Edad Media cayeron en el olvido, a partir del siglo XV con la llegada del Renacimiento y la recuperación de la cultura clásica, el agua termal volvió a recuperar su importancia de la mano numerosos médicos que alabaron de nuevo las propiedades curativas del agua y demostraron científicamente en sus obras las virtudes del agua termal.

En el siglo XIX, surgió una auténtica fiebre por los Balnearios en toda Europa, incluida España, hasta el punto que podemos considerar a estos centros termales como el origen del turismo tal y como lo conocemos hoy en día. Se construyeron edificios arquitectónicamente monumentales, en entornos de gran belleza natural y se desarrollaron aún más los tratamientos y terapias. “Tomar las aguas” se convirtió en un signo de distinción.

Con esta tradición milenaria que recoge toda la sabiduría que han desarrollado los hombres acerca del uso del agua termal para alcanzar la salud y el bienestar integral, Relais Termal, primera Cadena de Balnearios de España, ha creado su línea de cosmética termal personalizada: In aQua, y su propia tienda on line, Terma & Louise, también presente en algunos de los balnearios de la cadena.

Bajo los principios de la Hidroterapia Clásica, aprovechando las propiedades mineromedicinales de las aguas termales y con los avances en cosmética de los últimos años, Terma & Louise ha lanzado al mercado una exclusiva línea de productos que incluye limpiadores, geles, champús, cremas y aceites esenciales de elevada pureza y destinados a todo tipo de pieles. Un lujo para la piel que nos cuida por dentro y por fuera.

Termas pallaresEl agua termal del lago de Termas Pallarés proviene de diversos manantiales que manan a la superficie a una temperatura de 32ºC. Existe constancia del uso del agua termal en este municipio aragonés desde tiempos de los romanos.

balneario de graenaComo evoca su construcción nazarí, las aguas del Balneario de Graena fueron ampliamente utilizadas por el mundo musulmán.

balneario de cestona El agua termal del Balneario de Cestona fue declarada de utilidad pública en el año 1792 pero este, junto con el de Liérganes, gozaban ya de fama y prestigio a principios del siglo XX.

manantial de liérganes El agua termal que brota del Manantial de la Fuente Santa de Liérganes es sulfurada, cálcica, sulfatada, de fuerte mineralización. Sus propiedades medicinales sobre la piel están demostradas científicamente.

balneario de acuña El desarrollo de la investigación en la Medicina ha posibilitado un mayor aprovechamiento de las propiedades de las aguas termales y el desarrollo de productos cosméticos de gran eficacia para la piel (imagen tomada en el Balneario de Acuña).